1. Abre la bolsa

Antes de calentar el producto, tendrás que abrir la bolsa. Puedes utilizar tijeras para simplemente cortar una punta o agujerear el envase con un objeto punzante.

Si lo prefieres, también puedes abrirlo por completo y extraer el producto de su interior.

2. Calienta 2 minutos

Introduce el envase cortado o agujereado dentro del microondas y calienta a máxima potencia durante aproximadamente 2 minutos.

Si lo prefieres, también puedes abocar el contenido de la bolsa en una sartén y caliéntala directamente en el fuego hasta que esté a tu gusto.

3. Emplátalo, y a disfrutar!

Extrae el producto de su bolsa ya calentado (o de la sartén, si lo has calentado al fuego) y emplátalo. Ya puedes disfrutar de un producto de primera calidad como recién hecho!